Felices y Forrados cerró sus puertas tras regulación de asesorías

La empresa Felices y Forrados (FyF), que ganó visibilidad en los últimos años por el controvertido asesoramiento previsional que realiza —en específico, recomendaciones para moverse entre fondos de pensiones a cambio de la promesa una mayor rentabilidad—, concretó este jueves su cierre, que había sido anunciado en marzo pasado, ante la entrada en vigencia de una ley que establece nuevas exigencias de transparencia y reforzamiento de responsabilidades de los agentes de los mercados.

«Agradecemos todo el cariño y la confianza que nos brindaste, eso lo llevaremos por siempre en nuestros corazones. Desde el 1 de julio de 2021 por la ley mordaza, no podremos brindar ningún tipo de información respecto a ningún aspecto del sistema previsional», manifestó la cuestionada firma, fundada hace una década por Gino Lorenzini, en un mensaje de despedida en su página web.

Por otro lado, detalló que a quienes pagaron los planes para recibir sus recomendaciones, el proceso de devolución podría demorar algunas semanas, «en relación a la cantidad de usuarios a los que tengamos que devolver el remanente según contrato, por lo que te pedimos tengas un poco de paciencia, pero no tengas dudas porque cumpliremos contigo y con todas las personas que nos solicitaron devolución del remanente».

La ley que motivó la decisión de FyF, ingresada como mensaje durante la segunda administración de Michelle Bachelet y que fue continuada por el actual Gobierno, establece, entre otros cambios, que las personas y empresas que realizan recomendaciones masivas de inversiones previsionales (como cambios de fondos de AFP) deberán someterse a una regulación conjunta de la Superintendencia de Pensiones y la Comisión para el Mercado Financiero

A %d blogueros les gusta esto: